18/04/2013 ACTUALIZACIÓN DE LA ENTRADA DEL BLOG

"Desde el 1 de junio de 2013 todas las viviendas que se vendan o alquilen deben tener un “certificado de eficiencia energética”.

Ya se ha producido al aprobación del Real Decreto par la Certificación de la Eficiencia Energética de los edificios existentes.

La certificación energética de los inmuebles existentes será visible a partir de junio de 2013. A partir de esa fecha, todas las viviendas que se vendan o se alquilen deberán de disponer de un certificado de eficiencia energética.


Toda persona que desee vender o alquilar su vivienda deberá disponer de este documento que además incluirá diferentes recomendaciones para mejorar, al menos, en la menos un nivel en la escala de eficiencia. El usuario debe abonar el precio de este servicio, salvo excepciones como que el arriendo sea menos a cuatro meses por año, que esté reconocido como un lugar de culto o que sea un monumento o edificio protegido. 


La certificación energética de los edificios pretende mostrar de un modo comprensible para los usuarios y compradores de inmuebles el comportamiento energético de los edificios.

Se trata de un distintivo equiparable a la etiqueta energética de los electrodomésticos, que clasifica su eficiencia energética desde la A, la más eficiente, a la G, la menos eficiente.

Actualmente es un requisito obligatorio para edificios de nueva construcción y grandes rehabilitaciones, desde el 1 de enero de 2013 será exigible para todas las edificaciones.

Para obtener la certificación energética se debe calcular la demanda de energía del edificio en fase de proyecto mediante una modelización teórica del mismo. Para ello se tienen en cuenta los datos de consumo eléctrico total a partir de una descripción de las características de la envolvente, la ventilación y orientación, las condiciones ambientales interiores y exteriores, la existencia de sistemas solares pasivos y protecciones solares y las instalaciones de calefacción, agua caliente sanitaria, aire acondicionado e iluminación. Con este proceso se obtendría un certificado energético provisional. Durante el proceso de construcción se comprobaría que el funcionamiento energético real coincide con el simulado. En el caso de ser necesario se reajustarían los datos a la calificación adecuada y se otorgaría el certificado definitivo.

Este certificado debe incluirse en el Libro del edificio y tiene una vigencia de 10 años, pasados los cuales se debe volver a calificar.

A parte de la certificación, en la etiqueta aparecen los datos relativos a la ubicación y zona climática del edificio, su uso, su consumo de energía primaria en Kw/año, las emisiones de CO2 al año así como los mismos datos por m2 de superficie.

Es necesario señalar que la certificación energética sólo permite una comparación entre edificios de similares características, como ocurre en el caso de los electrodomésticos. Esto se traduce en que un edificio con clasificación A puede consumir más energía que uno con clasificación C pero mucho más pequeño que no requiere grandes instalaciones.

 
 
Imagen
El consentimiento para la instalación de videocámaras en zonas comunes se otorgará por la Comunidad de Propietarios por acuerdo de 3/5 de la Junta de Propietarios, recogido en el correspondiente libro de actas, según los términos establecidos en la LPH . La junta no puede autorizar a un vecino a que instale una cámara enfocando zonas comunes que visualiza desde su domicilio.

Hasta la entrada en vigor de Ley Ómnibus, sólo era conforme a la legislación de protección de datos personales la utilización de dispositivos de videovigilancia si se había contratado con empresas de seguridad privada, debidamente autorizadas por el Ministerio del Interior.

La Ley citada reforma la Ley de Seguridad Privada, liberalizando esta actividad determinando que la venta, entrega, instalación o mantenimiento de estos sistemas podrá llevarse a cabo por particulares y empresas distintas de las de seguridad privada siempre que la instalación no implique una conexión con centrales de alarma.

La AEPD establece que la Instrucción 1/2006 se aplica al tratamiento de datos personales de imágenes de personas físicas identificadas o identificables, con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras y videocámaras. El tratamiento comprende la grabación, captación, transmisión, conservación, y almacenamiento de imágenes, incluida su reproducción o emisión en tiempo real, así como el tratamiento que resulte de los datos personales relacionados con aquéllas.

Se considerará identificable una persona cuando su identidad pueda determinarse mediante los tratamientos a los que se refiere la Instrucción 1/2006 sin que ello requiera plazos o actividades desproporcionados. Las referencias a videocámaras y cámaras se entenderán hechas también a cualquier medio técnico análogo y, en general, a cualquier sistema que permita los tratamientos previstos en la misma.

Tal y como marca la Instrucción, las imágenes se consideran un dato de carácter personal, en virtud de lo establecido en el artículo 3 de la LOPD y el artículo 5 del RD1720/2007, de 21 de diciembre, que considera como dato de carácter personal la información gráfica o fotográfica.

Se excluyen el tratamiento de imágenes en el ámbito personal y doméstico, entendiéndose por tal el realizado por una persona física en el marco de una actividad exclusivamente privada o familiar (como la propia vivienda o la propia plaza de garaje, únicamente si no se captan otros espacios circundantes).

Aunque nos hallemos ante un supuesto en que existan datos de carácter personal, será necesario que dichos datos se encuentren incorporados a un fichero. Ello supone que en el supuesto en que las imágenes no sean objeto de una organización sistemática, con arreglo a criterios que permitan la búsqueda de las mismas a partir de los datos personales de una determinada persona, el archivo en que se contuvieran no será considerado fichero a los efectos de la LOPD. A estos efectos, no se considerará fichero el tratamiento consistente exclusivamente en la reproducción o emisión de imágenes en tiempo real.

La creación de un fichero de videovigilancia exige su previa notificación a la Agencia Española de Protección de Datos, para la inscripción en su Registro General.

Los responsables que cuenten con sistemas de videovigilancia deberán cumplir con el deber de información previsto en el artículo 5 de La LOPD. A tal fin deberán:

  • Colocar, en las zonas videovigiladas, al menos un distintivo informativo ubicado en lugar suficientemente visible, tanto en espacios abiertos como cerrados deberá de incluir una referencia a la «LEY ORGÁNICA 15/1999, DE PROTECCIÓN DE DATOS», incluirá una mención a la finalidad para la que se tratan los datos («ZONA VIDEOVIGILADA»), y una mención expresa a la identificación del responsable ante quien puedan ejercitarse los derechos a los que se refieren los artículos 15 y ss. de la LOPD.
  • Tener a disposición de los/las interesados/as impresos en los que se detalle la información prevista en el artículo 5.1 de la LOPD.
De conformidad con el artículo 4 de la LOPD, las imágenes sólo serán tratadas cuando sean adecuadas, pertinentes y no excesivas en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, legítimas y explícitas, que hayan justificado la instalación de las cámaras o videocámaras.

Sólo se considerará admisible la instalación de cámaras o videocámaras cuando la finalidad de vigilancia no pueda obtenerse mediante otros medios que, sin exigir esfuerzos desproporcionados, resulten menos intrusivos para la intimidad de las personas y para su derecho a la protección de datos de carácter personal.

Las cámaras y videocámaras instaladas en espacios privados no podrán obtener imágenes de espacios públicos salvo que resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación de aquéllas. En todo caso deberá evitarse cualquier tratamiento de datos innecesario para la finalidad perseguida.

Los datos serán cancelados (mediante bloqueo) en el plazo máximo de un mes desde su captación.

El responsable deberá adoptar las medidas de índole técnica y organizativas necesarias que garanticen la seguridad de los datos y eviten su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado. Asimismo cualquier persona que por razón del ejercicio de sus funciones tenga acceso a los datos deberá de observar la debida reserva, confidencialidad y sigilo en relación con las mismas. El responsable deberá informar del deber de secreto a las personas con acceso a los datos.

La videovigilancia en la vía pública está reservada a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

La normativa de aplicación con respecto a los sistemas de videovigilancia, incluida la capacidad para instalar las cámaras, está contenida básicamente en:

  • LEY ORGÁNICA 4/1997 de 4-8-1997, que regula la utilización de videocámaras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos.
  • LEY 23/1992 de 30-7-1992 que regula la Seguridad Privada.
  • REAL DECRETO 2364/1994 de 9-12-1994, que desarrolla la Ley de SEGURIDAD PRIVADA.
Autora: Dolores Lagar Trigo - Administradora y Periodista

©Autora: Dolores Lagar Trigo - Administradora y Periodista

 
 
La certificación energética de los edificios pretende mostrar de un modo comprensible para los usuarios y compradores de inmuebles el comportamiento energético de los edificios.

Se trata de un distintivo equiparable a la etiqueta energética de los electrodomésticos, que clasifica su eficiencia energética desde la A, la más eficiente, a la G, la menos eficiente.

Actualmente es un requisito obligatorio para edificios de nueva construcción y grandes rehabilitaciones, aunque en un futuro será exigible para todas las edificaciones.

Para obtener la certificación energética se debe calcular la demanda de energía del edificio en fase de proyecto mediante una modelización teórica del mismo. Para ello se tienen en cuenta los datos de consumo eléctrico total a partir de una descripción de las características de la envolvente, la ventilación y orientación, las condiciones ambientales interiores y exteriores, la existencia de sistemas solares pasivos y protecciones solares y las instalaciones de calefacción, agua caliente sanitaria, aire acondicionado e iluminación. Con este proceso se obtendría un certificado energético provisional. Durante el proceso de construcción se comprobaría que el funcionamiento energético real coincide con el simulado. En el caso de ser necesario se reajustarían los datos a la calificación adecuada y se otorgaría el certificado definitivo.

Este certificado debe incluirse en el Libro del edificio y tiene una vigencia de 10 años, pasados los cuales se debe volver a calificar.

A parte de la certificación, en la etiqueta aparecen los datos relativos a la ubicación y zona climática del edificio, su uso, su consumo de energía primaria en Kw/año, las emisiones de CO2 al año así como los mismos datos por m2 de superficie.

Es necesario señalar que la certificación energética sólo permite una comparación entre edificios de similares características, como ocurre en el caso de los electrodomésticos. Esto se traduce en que un edificio con clasificación A puede consumir más energía que uno con clasificación C pero mucho más pequeño que no requiere grandes instalaciones.

 
 


Bloque de viviendas 5 alturas, 1 sotano (para garaje y trasteros). y por el suelo y parte del muro de sótano amanece el agua.
Esta patología es muy común tambien.
La experiencia ha demostrado, que cuando hay agua porque el nivel freático esté alto, ya podemos hacer todo lo posible (lámina de bentonita, asfáltica, inyecciones de poliuretano, etc), el agua termina por salir por algún lado (no hay quien pueda con ella, es paciente y terca), obviamente saldrá menos si ponemos mas medios. Lo mejor en estos casos, es hacer una cámara “bufa” que recoja el agua que se filtre por la unión losa-muro, coqueras, porosidades, etc, a través de rejillas y estas a arquetas.

fuente: http://www.elblogdeapa.com/patologia-y-rehabilitacion

 
 
El pasado 3 y 4 de junio se celebró el XIV Encuentro Nacional de Jóvenes Administradores celebrado en Segovia. Con el título de PROFESIONAL LIBERAL < => EMPRESARIO este encuentro destacó por la buena organización (a pesar de que el Colegio Territorial de Administradores de Fincas de Segovia cuenta con tan sólo 22 colegiados) y el equilibrio en la elección de los temas de las ponencias mezclando cuestiones jurídicas con otros asuntos como el marketing y la rentabilidad de los despachos. Uno de los objetivos de esta reunión fue dar por zanjada esta dualidad de nuestro trabajo (profesional Vs. empresario) a favor del segundo enfoque. Debemos ver nuestra labor como empresarios para buscar la diversificación en la prestación de servicios o la especialización hacia la gestión de un tipo de inmuebles (garajes, centros comerciales, residencial con zonas deportivas y piscina, etc.)

En general hubo muy buen equilibrio en la temática de las ponencias: Marketing, Gestión, Jurídica y Fiscal. Quizás se echó en falta alguna ponencia sobre temas técnicos en la gestión de Comunidades de Propietarios. (Rehabilitación de edificios, Funcionamiento de algún elemento del edificio, etc) Si es que al final tenemos que saber de todo (aunque sólo sea un poquito).

1º.- Ponencia “Comunica y crece sólido. Siete principios en la comunicación de tu empresa“. Ponente: Dña. Carmen Muñoz Jodar. Directora ejecutiva de Rosa Gómez-Acebo (Consultores de Comunicación).

2º.- Ponencia “Como conseguir clientes rentables en la Administración de Fincas: el Marketing del siglo XXI“ Ponente: D. Benjamín de Alcázar Martín. Profesor Área de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Málaga.

3º.- Ponencia “Análisis del modelo de negocio de la Administración de Fincas, a través del Control Económico de la Gestión“. Ponente: D. Joan Lluis Saperas Lafarga. Consultor especializado en la transformación de despachos de empresas.

4º.- Ponencia “Consideraciones sobre la tributación en el IVA de determinadas operaciones inmobiliarias y régimen de deducción de las mismas“. Ponente: D. Jordi Bertrán Ribera. Inspector de Hacienda en excedencia.

5º.- Ponencia “El contrato de administración de fincas. Aspectos Jurídicos-Prácticos“. Ponente: D. Jesús Flores Rodríguez. Profesor de Derecho Civil de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

6º.- Ponencia “Materias nuevas a incluir en un protocolo de derechos y deberes de los comuneros en una comunidad de propietarios“. Ponente: D. Vicente Magro Servet. Presidente de la Audiencia Provincial de Alicante.

Como he dicho antes la organización estuvo muy bien. Me pareció acertado que para el turno de preguntas se repartieran unos papelitos donde cada asistente podía anotar su pregunta que luego se la pasaban al moderador para que se la hiciera al ponente.

Para otro congreso o encuentro pienso que sería interesante el formato MESA COLOQUIO donde varios expertos aportan su visión sobre una misma temática. Cuando en el escenario vi que cambiaban la disposición quitando la mesa corrida, que hubo en las ponencias de la tarde del viernes, por un conjunto de mesa y sillones, pensé que podría tratarse de un turno de preguntas que el moderador hacía al ponente como núcleo de la exposición. Lo vi por primera vez en el EBE y me pareció muy enriquecedor. Ya se acabaron las charlas magistrales en beneficio del diálogo colectivo.

Las ponencias que más me gustaron fueron las 2 primeras que trataron sobre temas de marketing. Creo que es una faceta que tenemos muy olvidada.

Fuente: http://www.elementoscomunes.com

 

deinma arquitectura proyectos